inicio > laorden> zaragoza'16> accesiones

Se hizo un extenso repaso de tosdos los dirigentes de actividades de Aire Libre entre 1960 y nuestros días comprobando que, por desgracia, muchos de ellos acampan en la blanquerna eterna. Algunos, muy pocos, estuvieron presentes en el acto, otros, que hubieran querido estar, enviaron unas letras de accesión al Gran Homenaje:

 

Luis Felipe Mouriño:

"No me resulta fácil, no, más bien muy difícil, iniciar esta comunicación . ¡Qué entrañable todo!
Hice una primera aproximación a tu blog y la reacción inicial es como de sorpresa. Como si estuviera descubriendo algo desconocido. ¡Cuánta historia encierra su contenido! Y, me repito, lo siento: ¡qué entrañable!
Pero bueno, fuera nostalgias. Lo más fácil, si me resultara fácil, sería coger la mochila y marcharme a Zaragoza a pasar la jornada con vosotros. Pero, claro, la mochila se fue haciendo más pesada.
Sería lo más fácil y lo más bonito. ¡Qué envidia!
Pero escribiros una nota…!
Quizá mi vinculación intensa, específica y directa con la OJE no tiene gran extensión. Mi aportación no es comparable a la de ninguno de los que vais a estar reunidos ni de los que aparecen mencionados en tu magnífico blog. Reconozco que mi huella es menos profunda que cualesquiera de las vuestras. ¿Qué puedo decir yo al lado, por ejemplo, de mi maestro Fernando Azancot?
Pese a todo siento una gran proximidad, por supuesto un gran afecto y me vienen a la memoria momentos puntuales de colaboración estrecha con la gran aventura. Citaré alguno.
El primero seguramente o va a sorprender: no se trata de una gran actividad espectacular, brillante, sino de algo gris y cotidiano: la presentación de la OJE en un acto público en Tarancón (Luis Hernán era el Delegado Provincial de Cuenca). ¿Qué tiene de particular?. Nada. Sólo la ilusión con la que lo hice: tenía la sensación de estar contribuyendo de algún modo al nacimiento de algo importante. Me lo tomé en serio, me estudié los estatutos, traté de imaginar a dónde podría llevarnos aquella refundación del Frente de Juventudes. Y lo expliqué lo mejor que supe, con convicción, con ilusión. ¿Con eficacia? Eso ya es otro cantar. Recuerdo que dije algo así como (¡horror, una autocita!): “oís decir a los mayores “quién fuera joven sabiendo lo que sé” , el desiderátum de reunir juventud y experiencia; pues bien, así nace la OJE, nueva, joven, inédita pero con un importante bagaje de experiencias y de historia”…
Segundo apunte: Covaleda “Forja de un Estilo”. ¡Cómo podría expresar la ilusión de dirigir Covaleda! Antes, durante y después. Y más, en el año en que la Jefatura Central de la OJE quiso introducir ciertas novedades pedagógicas. Las acampadas autónomas, el magnífico Plan de Formación de Fernando Soto Campos… También fue un año de ciertas dificultades logísticas poco habituales que pude resolver sin problema gracias a que el magnífico equipo y la intensa preparación previa me permitieron dedicar atención a otras coas. Pero sorprendentemente mis recuerdos de Covaleda 71 se centran más en los preparativos. Aquellas reuniones en Madrid con Braulio. Su clarividencia, la firmeza con que explicaba su proyecto, su necesidad de innovar, de ir más allá… Y la implicación personal de Gabriel Cisneros que se había empapado del proyecto, que lo explicaba y lo defendía con el mismo entusiasmo. ¿Pensaréis que exagero si digo que resultaba emotivo? Pues así es como lo recuerdo.
Y un tercer apunte, más humilde. Albergue de Gandarío, años noventa (del siglo pasado, claro, aquí todo es del siglo pasado) Entre los numerosos colectivos que recibo a lo largo del año, de todos los tipos y colores, como uno más, nunca el más numeroso, por cierto, aparece ocasionalmente la OJE. Los atiendo como a todos aunque, lógicamente, con una especial emoción. Y en una de sus visitas, aún no sé muy bien por qué, me regalan, en acto solemne, una metopa con la PROMESA. Me produjo… ¡ternura! Y ahora mismo estoy viendo esa metopa colgada en lugar destacado encima del ordenador con el que escribo estas líneas. Es lo primero que veo todas las mañanas cuando me pongo a trabajar.
Magnífico trabajo el de tu blog, magnífica historia la que aloja, magnifica y venturosa la idea de ese homenaje almogávar. Estoy con vosotros. Sí, te aseguro que ese día voy a estar con vosotros. Pero cuidado; decía una de nuestras viejas consignas que “vivir de la historia es morir para la historia”. Supongo, más bien estoy seguro de que estaréis cuidando el futuro. Que no puede ser sólo repetición sino refundación permanente. Como, por razones obvias, estoy bastante fuera de la actualidad, no sé cómo está funcionado la OJE ahora pero el cambio en el entorno fue tan brutal que la adaptación tiene que haber sido muy difícil. Confío en que lo habréis superado brillantemente. Un abrazo muy fuerte. Luis Felipe Mouriño
"

 


Fernando Azancot Fuertes:

Sevilla 28 de enero de 2.016

Queridos amigos: los que cultiváis el aire libre, la marcha, la montaña, la acampada, la aventura en fin; aquellos que hoy, en la augusta Zaragoza, al beso de la espada junto al labio, al grito del “desperta ferro” convocáis el encuentro de la almogavaría con el estilo que os marcó y aún os señala la Organización Juvenil Española; apuntando al objetivo que os propone con sus dos lemas fundamentales:
“Vale quien sirve”, que expresa el eco de una vieja estirpe hecha de constancia, lealtad y fidelidad, no en el gesto, sino en la mente lúcida y el corazón limpio inherentes a la voluntad de servir considerado como un honor.
A lo que se añade el “Sic vos, non vobis”: “así sea por vosotros, no para vosotros”, romanidad rescatada - España “más romana que árabe” - para unas juventudes capaces de la renuncia en favor de los demás; “yo escribí los versos, otros se llevaron los honores”, nos dice su autor, el poeta Publio Virgilio Marón, y recordamos entonces estas inolvidables estrofas sueltas de aquel verso otro, “Envío”, de Ángel Mª Pascual: “A ti, fiel camarada que padeces el cerco del olvido atormentado”, aunque “del orbe de tus sueños hacen criba”, “allí donde estés, cree y espera”, que “el cielo es limpio y en sus bordes liba claros vinos del alba, primavera”.
Y como el corazón manda, así esperamos que sea y acontezca.
Conocí por Fernando Blanco y por “Huellas de la O.J.E.” ese encuentro almogávar. Y bien sabe Dios cuánto le hubiera placido a este joven octogenario en que me hallo convertido, compartir con vosotros ese pan y ese vino con que todo camino se anda y allana. Pero razones de índole familiar me lo impiden: un hermano mío llega precisamente ese vuestro día desde Argentina para estar un par de jornadas en mi compañía, y no es cuestión abandonarlo.
No obstante, os tendré presentes. Los viejos somos propensos a la evocación; puede porque el pasado es el único tiempo del que tenemos experiencia y del que podemos hablar, de ahí la tendencia de los abuelos a contar batallitas. Las mías, en el ámbito de la actividad de Juventudes, y específicamente en las de aire libre, traen a mi memoria paisajes, senderos, acampadas y lugares inolvidables, y el recuerdo de camaradas entrañados en mis adentros. No las relato aquí para no aburrir al personal.
Sí os dejo un fuerte abrazo.

 

Gregorio Basurto Duro:

Nuria Sánchez Lafuente. Gran Drugario


"Saludar a un público desconocido se me antoja extraño. No obstante, sé que entre los presentes hay un buen puñado de amigos, amigos que hemos compartido blanquernas, modios, correrías y fazañas. Y a resultas de todo ello, hemos forjado esa amistad inquebrantable en el tiempo y la distancia. Aunque tampoco se me escapa que hoy no solo se homenajea la almogavería, sino también la OJE aragonesa, por lo que pese a que algunos no nos conocemos, todos estamos unidos por nuestra Promesa. Felicidades a todos por la andadura.
Hablar de la almogavería es hablar de muchas cosas, y por encima de todas ellas, es hablar de una forma concreta de entender y vivir el aire libre, la OJE y la vida misma. Es creerse un proyecto cargado de aventura, y asimismo de: servicio, generosidad, esfuerzo, superación y camaradería. Es un continuo desafiarse. Es una actividad para disfrutarla vaciándose, dando lo mejor de sí a una misma y a los demás.
Y hay que reconocerlo, también hay que ser un poco quijotesca. Sí, porque hay que ser un tanto osada para decidir dedicar parte de las vacaciones a "pasarlas canutas" a conciencia, y repetir una y otra vez, en mi caso hasta en 10 ocasiones.
La almogavería tiene un tanto de mito en cuanto a su dureza: se anda mucho, se duerme poco, se pasa hambre y no hay ducha. Supongo que eso forma parte de su atracción, de su reclamo. Hace que te la plantees como un reto personal en el que prevalece la duda de si serás capaz de aguantar las correrías, el ritmo acelerado y su horario irregular de un día a otro que no permite rutina ni cotidianidad alguna.
Afirmar que la almogavería modeló nuestro carácter sería demasiado pretencioso y contundente, pero también mentiría si negara que influyó en lo que somos hoy en día. Como solemos decir, curte y no deja lugar a la indiferencia. La actividad permite: vivificar que el juego de la vida no consiste en consumir sino en dar a los demás; templar los ánimos en momentos arduos; alentar el propio espíritu y el de los demás en la oscuridad de la incertidumbre; sacar fuerzas de flaqueza cuando crees que ya no puedes dar un paso adelante; medir responsablemente las consecuencias que se derivan de nuestras acciones; sopesar las fuerzas y reconocer los propios límites, a la par que la predisposición y virtudes desde la humildad; entender que todos aprendemos de todos y nadie lo sabe todo; y que entre todos lograremos la meta.
La almogavería es la suma de: largas andaduras por caminos polvorientos o lodosos dependiendo del capricho del clima y del territorio; de pisotear asfalto recalentado por el sol abrasador del verano, cuanto menos mejor; dormir en vivacs o al raso bajo un manto de estrellas tintineantes; comer aquello que se ha sido capaz de guisar con los ingredientes disponibles y según el buen hacer del turcople de turno; y el desarrollo de unas actividades propias un tanto incomprensibles e incluso algo salvajes a los ojos de foráneos. Y todo ello, sí, para cumplir con una programación, pero más allá, y mucho más importante, para cumplir con la aventura de formar desde la vida dura y esforzada donde nada es regalado.
Y si bien todo eso es cierto, la almogavería también es un ambiente que contagia y transmite una huella, una risa, una confidencia, una esperanza, un anhelo; es un grupode personas dispuestas a tender sus manos, a sentarse junto a otro y compartir; es el encontrarse con una misma desde la introspección y la autoevaluación. Es un sentir, es una vivencia.
La almogavería engancha. Nos permite enfrentarnos a nuevos retos, retos que nos obligan a superarnos, a crecernos en la adversidad, a adquirir nuevos conocimientos, a encarar las dudas y los miedos, y a demostrarnos a nosotros mismos que cuando se hace una apuesta desde la ilusión y la entrega no hay límites que valgan.
Tuve el privilegio de aprender directamente de la mano de unos cuantos de los grandes, los Maestros, y siguiendo su estela, transmití a otras generaciones sus enseñanzas. Recibí una antorcha que desde ya hace años reposa en otras manos. A unos y a otros, gracias, y también mirando al firmamento, gracias a todos esos luceros que nos han precedido y desde su altar velan por nosotros.
Sé que hoy debería estar ahí, sentada a la mesa con todos vosotros, sin embargo, hace algún tiempo que opté por seguir con mi compromiso de servicio a los demás en otras tierras. Y desde este pequeño país, El Salvador, que ya lleva casi 8 años acogiéndome, os envío un fuerte abrazo y mi seña de identidad, que bastantes ya reconocéis, mil sonrisas de colores.
¡Desperta Ferro!

 

Carlos Casado Gómez, Gran Panipeisebastor de la Orden Segoviana, co-fundador y alma de la Orden

:
"Estando ya próximo el día señalado del encuentro en Zaragoza, y ante la imposibilidad de hacerlo personalmente, quiero hacerte llegar mi adhesión al homenaje que habéis preparado para todas aquellas personas que impulsaron y siguen impulsando el sueño
enamorado de nuestra Alta y Gallarda Orden Almogávar, haciéndola crecer y manteniendo el espíritu con el que fue creada.
VQS.
Et otrosi vos ruego et encomiendo que por facerme gracia,si non es oneroso para vos , deis un saludo et abrazo al Megaduque Orte et al G.D. Blanco et digaísles que a Dios et Santa María tengo por rogado se encuentren de buen estado.
Et para vos otro, amén de las gracias por vuestros buenos cuitados et servicios para con la nuestra orden.
Laus Deo
Carlos G.P.

 

José Bernardez Fonseca. Cipayo

Envío un par de fotografías de un monolito de la OJE de Zaragoza que se encuentra (o encontraba, no se si aún seguirá en pie....) en la carretera de Huesca-Pamplona a la altura del despoblado de Esco, frente al pantano de Yesa. La foto la hice en el verano de 2004? y es mi pequeño aporte al homenaje a la OJE aragonesa que preparáis para el próximo 12-14 de febrero y para mi tiene una fuerte carga emocional, en su momento soñé que una "Misión Juvenil" convertía el despoblado en una base de Aire Libre......
Me hubiese gustado poder estar presente, pero no ha podido ser.
Recibe un cordial saludo a nuestro estilo
Pepe B. Fonsec
a

 

Samuel Gómez Soriano, Drungario:

Saludos desde Cartagena, que aunque lleve muchos años sin hacer acto de presencia por la OJE (porque nunca dejare de ser parte de ese TODO que tantos recuerdos y valores me ha aportado, ni tampoco dejare de ser ese almogávar de corazón al que muchas veces recurro porque... me gusta lo difícil). Por mi trabajo, aunque no pones fecha para dicho homenaje, he de declinar la invitación (de hecho me cuesta contestar porque una sigo trabajando y lo que me queda... aparte de compatibilizar trabajo con estudios, pues también me estoy doctorando). Pero me da alegría oír y ver sobre vosotros y seguir teniendo contacto. De ti tengo un grato recuerdo de "Universia 2001" y "Almugawir 2003". No sé si nos encontraremos en alguna otra correría, pero no estaría mal volver a vernos y recordar esos años.
Y sin más este humilde Drungario se despide.
Recibe un cordial abrazo camarada. Espero noticias almogávares.
Un saludo.

 

 

Miguel Angel Ramos Alaver. Drungario

Agradezco mucho la invitación al acto del día 13, pero compromisos anteriores me impedirán asistir.

Espero que todos disfruteis de una gran jornada y que el homenaje a Fernando Orte sea todo un éxito.

Estoy al tanto de su enfermedad y me gustaría que les transmitas a el y a Guadalupe que les deseo lo mejor.

Recibe un cordial saludo.

 

No llegaron a enviar una nota pero fueron contactados y disculparon su ausencia en el acto:

  • Leandro Manuel Bello Collado. Dirigente del Curso de Guias-Especialistas de Aire Libre celebrado en 1961 y autor del Manual de Aire Libre.
  • Germán Reguillo Simón. Diirector del I Curso Proeles en 1963
  • Calixto Fernández Hernández. Director del III Curso de Proeles en 1964
  • Luis Urquijo Salaverría. Megaduque
  • Francisco Caballero Leonarte. Barcelona
  • Manuel Parra Celaya. Barcelona
  • Saul García Blanco. León



F.Orte/Zaragoza

 

F.Orte/Zaragoza

 

 

 

Luis Felipe Mouriño

 

 

 

 

Fernando Azancot Fuertes

 

 

Gregorio Basurto Duro

 

 

 

  inicio | la historia | la orden | las almugaverias | la escuela | directorio


Ir a Huellas
© laoje.org   2002-2016